jueves, 25 de enero de 2018

Hasta Pronto Nicanor Parra

Naciste tierra adentro, cuando el campo era lodo, agua y un par de murallas de adobe como resguardo.

Entre campos sembrados, bestias desplegadas en extenso, y mujeres de manos agrietadas con vestidos de años.

Esa era tu simiente, más las barreras no fueron tema para ti, aunque a otros les pesara.

Avanzaste, llegaste a la casa de Bello y de ahí al mundo, mientras, tus hermanos cantaban a la vida

No quiero ser uno más que se suma (aunque de hecho lo soy) a los saludos de masas..

Escribo un hasta pronto, porque de manera magistral nos dejaste tu instrumente: "Voy y Vuelvo"..

Así, confiado como cada Chileno esperaré tu retorno, o simplemente el reencuentro, sea donde sea.

Hoy te llevarán a tu casa, allá donde pasaste tus jornadas marinas
El viento salado, probablemente te mantenga en buen estado,
Como esos arenques suecos que debes haber probado en tus travesías, junto a otras exquisiteces (diablillo)...

Tu estirpe sigue avanzando, como tu apellido: Parra
De tal forma, crecen renuevos que se adaptan a cada día, enredándose en la vida misma, ampliando su huella.

Un día cualquiera, llegará la vieja muerte a buscar a cada uno, allí veremos como la tratamos, tu lo sabías, por ello le dedicaste una magnífica poesía, con pasión y todo. Si nos vamos, nos vamos bien. Sin medir en gastos..

Hasta Pronto Nicanor

Pd. Voy y Vuelvo




viernes, 5 de enero de 2018

Año del Perro

El Perro es el undécimo signo del zodiaco chino. Simpático e inteligente, tiene un enfoque binario a la vida y sus relaciones con los demás. Si te beneficias de su amistad o su amor, un Perro nunca te decepcionará.

El Perro claramente prefiere el campo a la ciudad. No es un gran viajero como el Caballo, y prefiere sobre todo cuidar de su hogar. Honesto, fiel y celoso, el Perro también es de naturaleza irascible cada vez que se deja ganar por la angustia y el pesimismo, o cuando sus hábitos son trastornados. No queriendo la soledad, buscando la seguridad sobre todo, el Perro es el más conservador y tradicionalista de todos los signos del zodiaco chino. 

En el mundo profesional, el Perro es a menudo un abogado, un juez, un oficial de policía, un profesor, un educador, un sacerdote, un doctor, un sindicalista, un agente secreto, un filósofo, un crítico o un escritor.

 El Perro revela a sí mismo los secretos de sus deseos más íntimos, sin sentir ninguna vergüenza. Muchos años de introspección y pensamiento también han comenzado finalmente a dar fruto, ya que revelan más claramente el camino de una espiritualidad más profunda y más sólida.

El Perro también logra dominar las muchas ansiedades y dudas que lo han estado plagando durante muchos años y han sido una fuente de bloqueo en su vida. El aumento de la madurez del Perro tendrá efectos positivos a lo largo de 2018, especialmente para su familia y sus amigos. Gracias a su aura cada vez mayor, el Perro es escuchado con mucho más atención por su séquito, y no duda en dar consejo objetivo y apoyo efectivo a los necesitados.

Nuestra sociedad transita hacia una posibilidad de entendimiento, el signo del perro permite dicha alternativa, su pasado salvaje jugaría en contra, no obstante el presente cercano y domestico, indica que las oportunidades de acuerdo se abren significativamente.

Cercanía, lealtad que se entregan y deben ser honradas, pues un perro exige a lo menos un momento de atención. Ante un distanciamiento, la orfandad puede penetrar en el sentimiento de este signo, la peregrinación hacia otros hogares, en síntesis la búsqueda anhelada de ese afecto y reconocimiento histórico que identifica al peregrino que deambula de ciudad en ciudad.

El año del perro por tanto, se separa del año del gallo de fuego, se identifica como un espacio de acuerdos, reciprocidad y colaboración. La incógnita vendrá de parte de nosotros mismos, cuan dispuestos estamos para ello....

viernes, 15 de diciembre de 2017

Espejismo

Mientras caminas por una estepa perdida,
los sueños se entrelazan con la realidad
Como una ilusión encarnada de materialidad,
entiendes muy pronto las sutilezas de Maya.
Un espejo refleja tu mirada mientras duermes.
En tanto, un viajero perdido imagina de la nada un océano
El más triste transeúnte, vaga solitario entre callejones
sin fin, ni destino.
Mientras sus manos abrazan la compañía ansiada.
Creemos poder anticipar todo, sin embargo
una simple gota anuncia un temporal,
que más tarde arrasará con esas casas enraizadas en los cerros.
Un noche de nevazón, transmuta la alegría en pesadilla
cuando las frágiles criaturas se vean rodeadas por murallas albas.
¿Donde estamos?, suele ser una pregunta frecuente
¿Hacia donde vamos?, es una segunda que emerge como la lava
Desde nuestro interior oscuro, que ansía certezas, sin lograr
entender, que navegamos en una ruta como Odiseo.
Vivimos en recuerdos, anhelos y construcciones que nos hacen olvidar
El aquí y ahora se desvaneces en medio de temores, pesares e ira.
De tal forma, perdemos nuestra única capacidad de ser, estar aquí
Ser consciente a lo menos de soñar, pensar o vagar perdido
Mientras tanto, te aprestas para celebrar un nuevo ritual
sin considerar que el vuelo es ahora


viernes, 1 de diciembre de 2017

Silencio

El silencio me invadió
Al comienzo fue algo imperceptible
El tiempo, la calle y el murmullo
se fueron haciendo uno
Lejanos cada día más
Hasta que de pronto, el eco del universo ancestral
rebotó en mis oídos.
La nada se acerco a mi persona
rodeó los contornos de esa realidad futil
que día a día creemos invariable
Para invitarme a ser parte de aquello,
que obviamos.
Mis oídos se agudizaron en la espera
En tanto, mis sentidos se expandieron, buscando
en universos y otras dimensiones
caminos desconocidos.
Fue un viaje interesante
El árbol se mecía y pude ver su silueta que dibujaba
una invitación, lo mismo el cielo límpido
Para entonces, mis ojos habían traspasado
toda coherencia convencional
Las luces simplemente eran otra forma de lenguaje
Así las cosas, abracé mi espacio, que en realidad es -nuestro espacio-
Para dejar que la transitoriedad fluyera
Con el gran manantial de instantes, que forman la vida
Lejos, un ave alzaba el vuelo
Puede percatarme que su mensaje se escribía sin palabras
entre nubes, ventiscas y ondeadas

jueves, 19 de octubre de 2017

Cuentos y Realidades

En una esquina cualquiera, un ave cae vencida
Su último vuelo es a las manos de un viejo mendigo.

Un hombre en dicho instante, pide una señal
Que al concluir en los hechos detallados, asume como su revelación
Por tanto, corre en éxtasis, contando su historia
Muy pronto, una multitud lo seguirá como el enviado

 Mientras, el mendigo palpa su regalo.
-Así al menos lo interpreta-

Agradece tal presente, pues lleva días de ayuno
sin probar bocado

Más al centro del pueblo,
un niño llora desconsolado,
ha perdido su paloma, quien alzó un vuelo fugitivo
Busca por estrechos laberintos su figura
Su madre le consuela, entre miradas curiosas

El ciego se regocija, por fin sus oraciones han sido escuchadas
En el suelo, un gato se relame mirando la paloma
Un perro, piensa ser mejor destinatario que el viejo
Mientras, una rata deambula apresurada
Sin ver a la serpiente que se acerca con sigilo.

Un mismo instante, un hecho puntual
ha configurado versiones distintas de la realidad
Representaciones que se acompañan de anhelos y pesares
Distintos colores, para unos y otros
Entre las plantas de granadas, que adornan el viejo pueblo

Las Lecciones del Buda


lunes, 16 de octubre de 2017

Ensueño

Es media tarde, la luz se cuela entre las ramas
mientras las voces se tornan ingrávidas,
y el canto de las aves
 baja a niveles indetectables.

El sopor se instala sin más,
vulnerando la conciencia, esa sensación de control vano
que nos hace sentir fuertes y presentes

Entonces, las líneas se entremezclan, trayendo diversos mundos
al aquí y ahora. Una mirada embotada, que no distingue
los lamentos, de una sensación extraña.

Los sueños de simple ficción, con el dolor que desgarra
a una mujer a unas cuadras de acá.

En tanto, el Sol corre lento, las nubes entrecortadas apaciguan
los sentidos, amansando nuestra existencia.
Nadie parece sentir apuro, las manos se tornan resbalosas por el delirio de una tarde de verano anticipado.

De rato en rato, algún bullicio lejano, o el freno de un auto, despierta
entre formas simuladas nuestra alerta. Sin embargo, vuelvo a lo mismo

Pareciese, que cabalgo con el día, somos uno, mi organismo demanda
un ritmo cansino, como el de esos leones en la sabana africana.

Un espejismo recorre mi impresión, siluetas que escenifican una danza,
se presentan ante mi. Intento visualizar que realidad encarnan, mientras sus
movimientos ondulan sutiles perspectivas.

 Desde el calor de mi ventana camino a tientas,
las cortinas apenas vivas, se entrelazan con una brisa inesperada.

Afuera, el calor consume lo que va quedando.
El pueblo inerte, las mujeres refrescando sus pechos y sienes,
 los viejos bajo una higuera,
 Mientras los niños duermen un sueño pesado que aparta de este mundo.

La estación sin noticias, los trabajadores en alguna oficina perdida, y yo, simplemente
en mi ventana, un día más, desde que se hiciera efectiva mi condena...