jueves, 19 de octubre de 2017

Cuentos y Realidades

En una esquina cualquiera, un ave cae vencida
Su último vuelo es a las manos de un viejo mendigo.

Un hombre en dicho instante, pide una señal
Que al concluir en los hechos detallados, asume como su revelación
Por tanto, corre en éxtasis, contando su historia
Muy pronto, una multitud lo seguirá como el enviado

 Mientras, el mendigo palpa su regalo.
-Así al menos lo interpreta-

Agradece tal presente, pues lleva días de ayuno
sin probar bocado

Más al centro del pueblo,
un niño llora desconsolado,
ha perdido su paloma, quien alzó un vuelo fugitivo
Busca por estrechos laberintos su figura
Su madre le consuela, entre miradas curiosas

El ciego se regocija, por fin sus oraciones han sido escuchadas
En el suelo, un gato se relame mirando la paloma
Un perro, piensa ser mejor destinatario que el viejo
Mientras, una rata deambula apresurada
Sin ver a la serpiente que se acerca con sigilo.

Un mismo instante, un hecho puntual
ha configurado versiones distintas de la realidad
Representaciones que se acompañan de anhelos y pesares
Distintos colores, para unos y otros
Entre las plantas de granadas, que adornan el viejo pueblo

Las Lecciones del Buda

video

lunes, 16 de octubre de 2017

Ensueño

Es media tarde, la luz se cuela entre las ramas
mientras las voces se tornan ingrávidas,
y el canto de las aves
 baja a niveles indetectables.

El sopor se instala sin más,
vulnerando la conciencia, esa sensación de control vano
que nos hace sentir fuertes y presentes

Entonces, las líneas se entremezclan, trayendo diversos mundos
al aquí y ahora. Una mirada embotada, que no distingue
los lamentos, de una sensación extraña.

Los sueños de simple ficción, con el dolor que desgarra
a una mujer a unas cuadras de acá.

En tanto, el Sol corre lento, las nubes entrecortadas apaciguan
los sentidos, amansando nuestra existencia.
Nadie parece sentir apuro, las manos se tornan resbalosas por el delirio de una tarde de verano anticipado.

De rato en rato, algún bullicio lejano, o el freno de un auto, despierta
entre formas simuladas nuestra alerta. Sin embargo, vuelvo a lo mismo

Pareciese, que cabalgo con el día, somos uno, mi organismo demanda
un ritmo cansino, como el de esos leones en la sabana africana.

Un espejismo recorre mi impresión, siluetas que escenifican una danza,
se presentan ante mi. Intento visualizar que realidad encarnan, mientras sus
movimientos ondulan sutiles perspectivas.

 Desde el calor de mi ventana camino a tientas,
las cortinas apenas vivas, se entrelazan con una brisa inesperada.

Afuera, el calor consume lo que va quedando.
El pueblo inerte, las mujeres refrescando sus pechos y sienes,
 los viejos bajo una higuera,
 Mientras los niños duermen un sueño pesado que aparta de este mundo.

La estación sin noticias, los trabajadores en alguna oficina perdida, y yo, simplemente
en mi ventana, un día más, desde que se hiciera efectiva mi condena...


viernes, 22 de septiembre de 2017

Frida; La Niña Imaginaria

Su voz suave, se coló en medio de muros y derrumbes
Atrayendo con ello, la atención de rescatistas
Retumbó como el eco de un mensaje perdido
De otra época, otro tiempo, -donde su vida era vida-
-Como sea- Ella atrajo la atención, ante el silente abismo de destrucción
Envío una señal de esperanza, en este mundo descreído
De cálculos y amenazas apocalípticas entre monstruos parlantes
Arrojó luz en medio de la tiniebla
Justamente allí, donde los niños moraban alegres
El  nombre no fue casual, quizás una maniobra del mundo desconocido
Para nosotros, los humanos, que alzamos nuestra voz sin fin, ni sentido
-La portadora de Paz-; Frida
-La Portadora de Sabiduría-; Sofía
¿Encuentras algo de curiosidad o misterio?
¿O simplemente, ya nada te sorprende?
-  Solitario caminante, abatido de sueños-
Lector compulsivo de noticias y navegante de internet
¿Que respondes ante la suave figura imaginaria?
-No se escucha respuesta-
Más la encrucijada, se resuelve de manera abrupta
De pronto su voz se extinguió
Como una estrella consumida luego de su viaje interestelar
No sin antes, dejar su huella
Luego vino la razón, excusas y demáses
-La niña no existe- Dijo un encargado
Como ella, miles desaparecen cualquier día en el mundo
Nadie las reclama, Nadie las defiende
Consumidas por el monstruo voraz
Que Cual Cronos se alimenta de su hijos
Son invisibles, prescindibles dirán algunos
Sin embargo, Allí están
Su voz renace cualquier día
Como la flor del desierto, como el Desierto florido
En medio de lo imposible; Crece la realidad
Por más ciegos que estemos
La energía se extiende en el universo


jueves, 17 de agosto de 2017

La Última Hoja

Descansa solemne en lo alto de un árbol
entre ramas que ahora dormitan ( es invierno )
Una hoja descolorida, cuyo rostro ha envejecido
Entre estaciones y amanecidas

Lejos, muy lejos  han quedado sus congéneres
Partieron bajo la brisa o ventisca inesperada
Danzando en torno a un parque de transeúntes acelerados

No obstante, allí está ella; -La última hoja-
Impertérrita y solemne, aún cuando un duro invierno la reclama
Mientras, el trinar de primavera aún espera

Sabe que así como las otras, un día deberá partir
Para que nuevas residentes vengan a adornar el vacío ramaje
que confunde y maravilla
En las heladas mañanas de la ciudad

Su temple, nos avisa que su tiempo aún no ha llegado
Quizás espera ser la anfitriona de sus herederas
Mientras, la mañana recompensa con leves rayos de sol
que acarician las heladas partes del gran árbol

A lo lejos, un sonido metálico, hace despertar a las aves
entretanto, la última Hoja permanece fiel en las alturas
cual vigía que avizora el puerto de llegada



viernes, 30 de junio de 2017

Desafíos

Horadada como la roca por el viento
Así se ve enfrentada nuestra fortaleza,
Día a día, a cada instante

Interrogantes surgen a raudales
Como manadas que galopan en la pradera
Respuestas de miles y rostros de publicidad

No obstante, tu inquietud persiste
La ansiedad no se calma
La noche aciaga te rodea
En la escena de la encrucijada



La simple racionalidad no basta
Emotividad y angustia se desborda
Tampoco el escape y evitación


Entonces debemos dejar de ser roca
Debemos superar la materialidad
y trascender la idea misma de fortaleza

Que cual ilusión vana, nos lleva hacia el engaño
Ni material, ni cualidad
Simplemente Ser

Cuando entiendas esto, habrás iniciado el camino
Aquél de senderos desconocidos aún
Más, que florecen como el manantial

Desde la profunda sabiduría, que yace en ti

jueves, 25 de mayo de 2017

Fantasmas

Los demonios internos despiertan un día cualquiera

Nacen de nuestro universo sombrío, tu los recibes y quizás hasta los invitas.

Ellos danzan desenfrenadamente, moviendo sus caderas en ritmos oscilantes.

Sus cánticos, algarabías y malestar corroen la anhelada paz.

Mientras, sus gritos alteran tu conciencia hasta agobiarte.

Sin descanso, ininterrumpidamente, día y noche.

Como una proyección sin fin , que instala una imagen indeleble ante tu existencia.

Entonces dentro del silente escenario, la oscura noche se apodera de tu calmo espacio.

-Piensas obsesivamente durante cada hora- intentando huir de este tormento.

¡Más no hay respuesta!, -Que indeseable resulta esta visita-

Hasta que un día cualquiera, dejas de escapar, y  miras directamente  a cada uno de ellos.

Los contemplas, con una inspiración de lucidez,  y develas su propia vulnerabilidad

Asumes con serena calma; - Que eres tu mismo-, quién impulsa esa alegoría fantasmagórica

Te sientas, respiras con tranquilidad, como recordando un suave manantial que emerge desde las
profundidades.

Observas el Horizonte, la vista en el celeste espacio, el ave que trasciende y el océano que murmura

Luego, sin más, dejas ir, uno a uno, esos temores de tu mente, permitiendo el tránsito;

-Al aquí y ahora-

Entiendes que tu los has alimentado y dejado crecer a cada uno de ellos

Sin ti, no existen, simplemente son ilusión vana

Por tanto, sonríes, has abierto tu mano al viento y este ha pasado

Limpiando tu corazón y cuerpo

Una voz sususurra; Transitoriedad, cada instante, cada día; nuestro universo....